sábado, 12 de septiembre de 2015

Marcelino García Arranz


Una puerta abierta a la imaginación


La primera vez que paseaba por las calles de Moraleja de Cuéllar, me encontré de frente con el Alcázar de Segovia. Estaba pintado en un tamaño aproximado de 15 x 7 m. sobre la pared exterior de una de las casas de la plaza. 

Marcelino García Arranz
Un poco más adelante descubrí otras pinturas, igualmente sobre la fachada exterior de una casa derruida, en este caso unas pinturas rurales, creo que ambientadas en La Granja (Segovia). Me resultaba bello el contraste que resultaba de los vivos colores de las pinturas con la piedra y la vieja madera. Me pareció muy original, le daba al pueblo un toque artístico entre las obras vivas al aire libre y algunas de las viejas casas que van cayendo en el olvido del tiempo, ¿quién habrá pintado esto?.


Ya con los días, finalmente conocí a Marcelino García Arranz, autor de las obras comentadas y persona peculiar e interesante.

He hablado con él sobre el blog y le ha parecido bien la idea de publicar un reportaje sobre su trabajo y algunas experiencias de su dilatada carrera vital y profesional.


Pues nací en en el pueblo  de Olombrada, allá por el 7 de julio de 1944, y a los tres meses de vida me trajeron a vivir a Moraleja. Mis familia era gente humilde, trabajadores del campo y los caminos, pero nos dieron la mejor educación que pudieron.

Pasé seis años estudiando primaria en la escuela de Moraleja, donde ya empezaba a sobre salir sobre los demás niños en dibujo y pintura. Recuerdo al maestro, Don Manolo, era muy bueno pintando y también muy listo, pronto fui marcando diferencias incluso con él, me mandaba salir al encerado para que los demás pudieran ver como lo hacía y copiar mis dibujos, recuerdo con cariño aquellos tiempos lejanos...


Ya más mayor, me tocó buscarme la vida en trabajos diferentes y variopintos, segador, machacador de piedra, cacharrer, criado de trapero y cualquier otro que surgiera, hasta que tuve la oportunidad de ir a Francia a trabajar, donde estuve algo más de tres años hasta que me llamaron a filas, En Francia estuve trabajando en la vendimia y en el ferrocarril.

África se presentaba ante mi con un aire de aventura e incertidumbre.


No estuvo mal aquella etapa, recuerdo que un mando militar se enteró de mis habilidades artísticas y rápido me puso a realizar algunos trabajos acordes al contexto de mi vida por aquel entonces, escudos militares y otros motivos para el cuartel. Poco a poco empezaba a valorarme como pintor y surgían algunas cosillas que me hacían más agradable la vida, las perras siempre venían bien, eran tiempos difíciles.


Quiero resaltar que nunca estudié dibujo y pintura, apenas un par de cursos por correspondencia, creo que se dice autodidacta, no? siempre me gusto pintar y dibujar... Mi especialidad son los retratos y los paisajes, ¿recuerdas hace años que en casi todas las casas había un cuadro de aquellos de ciervos y sus crías saltando sobre un arroyo? muchos de ellos los pinté yo, era mi manera de ganarme la vida, al menos en una etapa, cuando volví de África y me instalé en Madrid.



En general me siento orgulloso de mi trabajo, pero siento una satisfacción particular al ver los murales de Moraleja, me gustó cuando los estaba realizando, me sentía cerca de la gente que me observaba y también que valoraban mi arte y mi trabajo.

En la actualidad vivo a caballo entre Madrid y Moraleja. En Madrid tengo una parte de mi vida, y el baile de salón se ha hecho un hueco importante en ella, me gusta una o dos veces por semana ir a bailar con mi gente, con mis chicas, son ya muchos años y formamos casi una gran familia.

En Moraleja los amigos, las raíces, la tranquilidad, la inspiración, ¿cómo renunciar a ello? ¿y que me dices de unas buenas sardinas asadas en la bodega con los amigos?.

Espero que Dios me dé salud muchos años y que pueda seguir disfrutando del baile, los amigos y el arte. Os espero en Moraleja...




Nota: Personalmente, el autor de este blog, afirma que a sus 71 años, Marcelino tiene una energía que muchos jóvenes quisieran...


No hay comentarios:

Publicar un comentario