sábado, 19 de septiembre de 2015

Merendando en la bodega



En la presentación de Moraleja, hablé brevemente del protagonismo que antaño tuvieran las bodegas que hay en la parte alta del pueblo, y aunque es una tradición venida a menos, ayer pude comprobar que sigue viva y con posibilidades de regeneración.



Seguramente no volverán a gozar de la salud de antaño, pero con un poco de suerte e interés, tal vez algún día podamos ver como resurgen del "olvido".


Ayer tuve mi primera merienda en una de las bodegas, invitado por Marcelino (que está en todas las salsas), Curro y Miguel Ángel, a los que agradezco desde aquí la invitación y el buen rato pasado en su compañía.

Unas sardinas a la brasa, una ensalada de tomate, de los de antes, y un guiso de almejas preparado por Marcelino, tuvieron la culpa. Es un rato de esparcimiento para compartir con los amigos (al margen de las viandas) y para echar unas risas. ¿Sabéis quien es el que anima el cotarro? ...



Por cierto, estaba todo buenísimo...






No hay comentarios:

Publicar un comentario